Meditation

El Secreto para Calmar tu Mente para la Meditación

Young woman meditating in her room in the morning
Young African American woman sitting on her bed in the morning and meditating with her eyes closed in the lotus position

Nuestras mentes son turbulentas, como las olas agitadas cerca de la orilla. Cuanto más luchamos contra la mente, más difícil se vuelve la meditación y la quietud.

Cuando empiezas una práctica de meditación de atención plena, estás agitada, moviendo tus pensamientos constantemente. Incluso puedes empezar a rumiar sobre las cosas negativas de tu vida como el dolor o el trauma. En un intento de forzarte a guardar silencio, podrías intentar luchar contra las distracciones y los pensamientos que se arremolinan a su alrededor. La experiencia puede dejarte sintiéndote ahogada y derrotada, ya que el silencio parece una meta inalcanzable.

Abrazar la mente en la meditación es similar a encontrar la ola correcta. Durante un viaje a la costa atlántica de Florida, mi hijo de 11 años intentó con frustración montar las grandes olas cerca de la orilla con su tabla de boogie. Noté que las olas más lejanas eran menos turbulentas. Todo lo que se necesitaba era viajar 3 metros dentro del agua para sentir un viaje más suave.

Intentar calmar la mente para meditar en silencio puede ser como intentar luchar contra las olas cerca de la orilla. La naturaleza de tu mente es producir pensamiento. Al igual que el mar, tiene su propio ritmo y flujo. Debe ser respetado, no temido o combatido.

En la meditación, no tiene sentido enojarse y frustrarse cuando la mente persiste con el pensamiento. Simplemente está haciendo su trabajo. Tratar de luchar contra esos pensamientos sólo aumentará su frustración y obstaculizará su capacidad de sentir una completa atención. Una vez que dejes de luchar contra ellos y permitas que fluyan naturalmente, puedes empezar a retirarte a las profundidades de tu interior más allá del caos y las distracciones.

Apreciar la Mente en Todos Sus Estados

Al practicar una técnica de meditación basada en mantras como la Meditación del Sonido Primordial, repites tu mantra sin esfuerzo y fácilmente. Un mantra es una herramienta, que ocupa la mente, para que puedas profundizar en la meditación. Un mantra, en esencia, es un pensamiento que reemplaza a otros pensamientos. A medida que repitas tu mantra, seguirás teniendo pensamientos. Pero si los dejas fluir y refluir, sentirás una mente más tranquila a medida que pase el tiempo. La meditación silenciosa te ayudará a alejar la conciencia de tu cerebro ocupado para lograr la paz interior y la felicidad. La disminución de la respiración y la tranquilidad de la mente te trae claridad para ver todas las cosas hermosas dentro de ti misma a medida que te conviertes en un reflejo de la perfección absoluta de todo el universo.

Sin embargo, hay tanta belleza en la actividad como en las aguas más tranquilas. Si puedes aprender a apreciar la mente en su turbulencia, estarás lista para sentir su silencio. La turbulencia del mar trae regalos de hermosas conchas, rocas y criaturas marinas. La actividad de la mente, cuando se observa desde un lugar más profundo, puede trae creatividad y soluciones. Todo depende de dónde estés situada. ¿Estás constantemente sacudida por las olas? ¿O estás flotando sin esfuerzo y sin miedo en tu tabla de boogie? Arraigada en el silencio adquirido a través de tu práctica de meditación, encontrarás más fácil volver a la conmoción de la vida diaria con una nueva perspectiva. En otras palabras, acceder a la paz interior a través del retiro silencioso de la mente no se trata de detener las imperfecciones de la vida, sino de abrazarlas desde un nuevo punto de vista.

Por ejemplo, antes de aprender la meditación, cada vez que tus hijos olvidan guardar sus juguetes o que tu madre te llama para criticarte te puede molestar. Ahora, con tu nueva perspectiva, puedes ver las obras maestras del Lego creativo de tus hijos como un golpe de genio en lugar de un molesto desastre. Y en lugar de palabras hirientes, puedes ver la crítica de tu madre como una preocupación amorosa en un oscuro envase.

Dejar Ir y Confiar en Tu Interior

Muchas veces, los nuevos meditadores vienen a mí frustrados cuando intentan aprovechar la mente o alejar los pensamientos. Encuentran difícil y provocador de ansiedad sentarse a meditar. Siguen intentándolo y sienten que nunca llegan a la paz que buscan. La clave es permitir que la mente sea lo que es; aceptarla como es. Tratarla con amabilidad y compasión. Una vez que lo hagas, puede ser que te diviertas y te rías de lo que haces.

Reticente a seguir mi consejo, mi hijo se quedó en la orilla. Tomé mi tabla y salí a unos 15 o 20 pies. Luego, acostada en la tabla, dejé que las olas me metieran suavemente donde querían llevarme. Lentamente mi tabla y yo nos convertimos en parte del flujo rítmico. Se sentía tranquilo, pacífico y seguro. Cuando volví mi mirada hacia la orilla, vi a los nadadores luchando y siendo derribados mientras luchaban contra las fuertes olas que se estrellaban, muchas veces manteniendo un pie en la arena. Sin embargo, allí estaba sereno y observador en las aguas profundas.

A veces tenemos miedo de ir más allá de lo que conocemos. Lo desconocido puede ser aterrador. Incluso en el caos, con un pie todavía en el suelo, nos sentimos más seguros. Suéltalo y aprende a confiar en que tu interior, más allá de la mente, te llevará a donde necesites ir. Déjate llevar por él, en lugar de luchar a través de él. Y tú también te convertirás en uno con el flujo y el ritmo del universo entero.

Para profundizar en tu práctica de meditación y aprender a cosechar todos los beneficios de la meditación silenciosa, inscríbete en nuestro retiro de Despertares Silenciosos.