Meditation

Una Mente Sana Es Una Mente Dichosa

Laughing man surrounded by trees
Laughing man surrounded by trees

Ahora es un buen momento para cambiar tu definición de una mente sana, porque las definiciones actuales son muy cortas de lo que puede ser tu mente. Tu mente fue diseñada para brindarte la experiencia de la dicha, no solo en momentos especiales de alegría, sino en cualquier momento que desees. Ya sé que este nuevo estándar es una sorpresa o incluso un shock.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en febrero de 2022.
This article was originally published in English in February 2022.

Esto se debe a que la sociedad nos ha condicionado a ver nuestras mentes con duda, sospecha y miedo. Después de todo, ¿no es de la mente de donde provienen la ansiedad y la depresión? Si te sientes mal con la mente humana, has tomado un camino equivocado, porque la mente es la fuente de todos los valores más elevados de la vida: amor, belleza, verdad, inspiración, compasión, creatividad, inteligencia, empatía y crecimiento personal.

Conciencia de la dicha

Aquí es donde la visión védica de la mente lo cambia todo porque la visión védica sostiene que todos estos valores son caras diferentes de una misma cosa: la conciencia de la dicha. Inmediatamente puedes ver que has estado siguiendo tu felicidad cada vez que vislumbras el amor, la belleza, la verdad, la inspiración y todo lo demás que acabo de enumerar. Esta percepción es suficiente para alterar toda la visión de tu mente. Toda tu vida te ha dirigido hacia la dicha. Cuando experimentas estados mentales negativos, algo ha sucedido que distorsiona o bloquea el flujo de la dicha.

Una vez más, la visión védica cambia todo aquí, porque en lugar de luchar contra estos obstáculos que mantienen la dicha fuera de la vista, haces dos cosas que son fáciles y naturales. Primero, eliges al menos una actividad o experiencia en tu día que te haga feliz. Tómate el tiempo para hacer esto, porque cuando pasas tiempo fomentando conscientemente las cualidades del amor, empatía e inspiración, está señalando la dirección que deseas que el cerebro favorezca cada vez más.

Lo segundo que hay que hacer es experimentar la conciencia simple. La simple conciencia es meditativa, pero no necesitas un programa de meditación para experimentarla. Simplemente siéntate solo en un lugar tranquilo, respira hondo unas cuantas veces y centra tu atención en tu corazón. Esta es la experiencia de centrarse y devuelve la mente a su punto de referencia, que es tranquilo y pacífico. Es un error creer que la naturaleza de tu mente es ruidosa con pensamientos y actividad mental constantes. Esa actividad es como una máquina avanzando y, por supuesto, es útil. Todos necesitamos pensamientos y sentimientos.

Pero estos pensamientos y sentimientos necesitan una base en la simple conciencia porque la simple conciencia es la realidad de la mente. Abre el camino para que la dicha burbujee en la mente desde su fuente. Sé que esto puede sonar un poco idealista, pero esta es la realidad última. Tu fuente es la dicha. Es algo maravilloso “seguir tu dicha” en el sentido de hacer cosas que te traen alegría. Pero mucho más profunda es la experiencia de saber que tú eres la dicha. No proviene de hacer algo que amas. Ese es solo el gatillo. Todas las experiencias de dicha son experiencias del yo.

En pocas palabras, he descrito la visión védica de la mente, el cuerpo y el espíritu. Todas estas cosas que separamos en categorías ordenadas tienen una sola fuente, que es la conciencia de la dicha, y cuando la dicha fluye desde la fuente no solo logras una mente sana sino una salud holística en el sentido más verdadero, un estado de bienestar en todos los niveles.

Una visión de la vida

Pero le damos prioridad a la mente para crear una visión de la vida. Las ideas de este artículo esbozan la visión más elevada que ha motivado a la humanidad durante siglos. Solo tú, en tu propia mente, puedes adoptar esta visión, que dice que tú eres la dicha. Las visiones no deben ser idealistas. Deben llenar la realidad con inspiración, cambiando la forma en que te ves a ti mismo y al mundo. Entonces tienes propósito y significado, una dirección y un camino a seguir todos los días.

Una visión también hace otra cosa. Elimina ilusiones, errores, falsas creencias y viejos condicionamientos. Por lo tanto, una mente sana es una mente que sana. Se mira a sí misma y examina viejos hábitos, creencias y condicionamientos. Todos estos tienden a ser inconscientes y automáticos. Te encuentras en una situación familiar, ¿y qué sucede? Dices y haces hoy lo que dijiste e hiciste ayer. Para romper la cadena de respuestas inconscientes, simplemente toma una pausa, ve lo que está sucediendo y deja de hacer lo automático.

Espera unos segundos para que surja un nuevo impulso, un impulso que esté más cerca de tu verdadero yo, que es la felicidad. No quiero decir que, si te sientes enojado con otra persona, debes fingir que todo es alegría. Para nada. Solo toma una pausa, deja que el impulso de enojo se desvanezca y espera a ver si sientes algo un poco más profundo. Si no, no vuelvas a tu ira y aléjate. Tu verdadero yo siempre te está enviando un impulso que es consciente, una alternativa, no importa lo que sea, que es mejor que los mismos viejos hábitos, condicionamientos, repeticiones y reflejos automáticos.

He cubierto mucho en un espacio corto, pero hay más impacto cuando puedes ver todo el territorio por delante, que es el regreso a tu verdadera naturaleza, la conciencia de la felicidad. Cuando tu mente capta este concepto esencial, toda tu vida puede desarrollarse de una mejor manera. Encontrarás más oportunidades para la salud y la curación a nivel de la mente. Este es el camino que finalmente une la mente, el cuerpo y el espíritu en el verdadero yo en lugar del yo social, que no es el vehículo adecuado para encontrar la felicidad.


¿Quieres más? Explora todo el contenido de Chopra en español en un solo lugar aquí.