Mind-Body Health

Tu Cerebro en la Naturaleza: Encontrar la Armonía cuando los "Momentos Humanos" son Escasos

Girl sitting on a rock looking at mountains in nature

No es sólo un mito. Estar afuera es realmente bueno para ti. Por eso, pasar tiempo en la naturaleza puede aumentar tu bienestar.

Si hay algo seguro, es que la naturaleza es buena para nosotros. No sólo sirve como un elixir calmante para el cuerpo, sino que también ofrece poderosos efectos terapéuticos en el cerebro. Es imprescindible para la salud física y la función cognitiva, según la Escuela de Medio Ambiente de Yale.

La gente tiene una necesidad profunda y primordial de afiliarse a nuestros ambientes naturales. El término para esto se llama biofilia, acuñado por el psicólogo social Erich Fromm en 1964, que se popularizó por el naturalista de Harvard E.O. Wilson a mediados de los 80. Biofilia significa "amor a la vida". El concepto explica que los humanos tienen una profunda afiliación emocional con otros seres vivos y un anhelo de afiliarse a otras formas de vida. En un tiempo cada vez más intenso en el que las personas experimentan niveles de estrés más altos de lo normal, ansiedad, aislamiento social y distancia entre sí, la naturaleza puede ser un potente remedio. Su conexión con ella puede ayudarle a aprovechar las poderosas fuerzas fisiológicas, psicológicas y de apoyo a la salud en general, que provocan armonía, paz y conexión.

La Naturaleza y el Cerebro

¿Sabías que la inmersión en la naturaleza puede actuar como un refuerzo del cerebro de bajo costo y un tónico curativo para el bienestar? ¿Cómo lo preguntas? Los investigadores sospechan que la naturaleza funciona principalmente reduciendo el estrés. Según el escritor de la naturaleza David Gessner en National Geographic, "La ciencia está demostrando lo que siempre hemos sabido intuitivamente: la naturaleza hace cosas buenas al cerebro humano - nos hace más saludables, más felices y más inteligentes".

La bióloga Janine Benyus comparte en su charla TED que "estamos rodeados de genio", instando a la gente a resolver problemas mirando a los organismos y sistemas naturales que han estado dando forma a las soluciones durante miles de millones de años, específicamente relacionados con el diseño. Sin embargo, se pueden aplicar beneficios similares a la cognición humana al sumergirse en su brillo y conectarse con sus poderes restauradores.

En un estudio de la Agencia de Protección Ambiental, se encontró que el americano promedio pasa el noventa por ciento de su tiempo en el interior. Tengan en cuenta que esta es una estadística previa a la Covid. No es fácil acceder a la brillantez de la naturaleza si vives en las pantallas la mayor parte del tiempo, por lo que lograr un equilibrio es fundamental, especialmente si pasas aún más tiempo en el interior. El tiempo excesivo en la pantalla proporciona una "estimulación empobrecida", interfiriendo con todo, desde el sueño hasta la creatividad, según la Escuela de Medicina de Harvard.

Eva Selhub, MD, y Alan Logan, ND, autores del libro, Your Brain on Nature, revisan cómo "nuestro mundo digital es visto de forma aislada, sin tener en cuenta lo que se está perdiendo por el correspondiente cambio del entorno natural". Esta inmersión, dicen, puede cambiar aspectos del procesamiento de la información del cerebro o de la comunicación interpersonal. Los autores describen que la naturaleza tiene el potencial de fomentar el crecimiento y la continua remodelación de las células cerebrales a lo largo de la vida, mejorando su plasticidad. Proponen que el futuro de la investigación sobre la naturaleza cognitiva será proporcionar pruebas de que el tiempo que se pasa en la naturaleza puede influir en la producción de las sustancias químicas cerebrales responsables de mantener la salud cognitiva a lo largo del proceso de envejecimiento.

La Conectividad y el Cerebro

Como especie humana, estamos conectados. Somos una especie profundamente social. Cuando los tiempos se ponen difíciles, es más crítico que nunca conectarse a través del compromiso con los amigos y seres queridos. Sin embargo, durante instancias como una pandemia global, donde el acceso es limitado, el aislamiento social puede afectar al cerebro de diferentes maneras, según The Scientist. La falta de este aislamiento se asocia con un mayor riesgo de declive cognitivo y demencia y con consecuencias para la salud mental como la depresión y la ansiedad.

¿Ha estado sintiendo alguno de estos síntomas últimamente? Claro que sí. Así que por mi necesidad de encontrar algo de alivio, me sumergí profundamente en más investigaciones para descubrir la naturaleza como un potente elixir que es calmante, poderoso, brillante y libre. Aquí hay algunos descubrimientos clave:

  • La hipótesis del psicólogo cognitivo David Strayer en National Geographic transmite la importancia de estar en la naturaleza debido a la capacidad de la corteza prefrontal, el centro de mando del cerebro, de marcar y descansar, como un músculo sobreutilizado.
  • En Inglaterra, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Exeter analizaron los datos de salud mental de 10.000 residentes de la ciudad. Rastrearon a las personas durante un período de 18 años y encontraron que las personas que vivían cerca de espacios verdes expresaban menos angustia mental, incluso después de ajustarse a los ingresos, la educación y el empleo (todo lo cual también se correlaciona con la salud).
  • En su libro, The Nature Fix, Florence Williams comparte estudios sobre cómo el aire libre te hace más saludable, más creativo y empático. Explica que tu sistema nervioso está construido para resonar con los puntos de ajuste derivados del mundo natural. Las investigaciones demuestran que pasar tiempo en la naturaleza proporciona protección contra un alarmante espectro de condiciones, incluyendo la depresión, el ADHD, la diabetes, la obesidad, las enfermedades cardiovasculares, el cáncer y muchas más. El denominador común subyacente: la capacidad de la naturaleza para mejorar el funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo.
  • Las hormonas del estrés pueden comprometer las defensas del sistema inmunológico, en particular, las actividades de los defensores de primera línea, como las células asesinas naturales antivirales. Estas células son suprimidas por las hormonas del estrés, que pueden disminuir la producción de hormonas del estrés y elevar los estados de ánimo como se cita en el libro, Su cerebro en la naturaleza.

¿Ansioso o Estresado? Dirígete a los Arboles!

Una solución para encontrar consuelo durante este tiempo existe en la práctica de los baños en el bosque, descrita en Psychology Today como "hacer contacto y tomar la atmósfera del bosque". También conocido como Shinrin-Yoku en Japón, donde comenzó como una forma de terapia de la naturaleza, es una visita tranquila al bosque. Los resultados de un estudio muestran que esta actividad está asociada con menores niveles de la hormona del estrés cortisol, un menor ritmo de pulso y una menor presión arterial.

En el libro Tu cerebro en la naturaleza, Selhub y Logan describen la naturaleza como una especie de valium visual, citando al doctor en medicina Franklin B. Hough que los bosques tienen una "influencia alegre y tranquilizante que ejercen sobre la mente, más especialmente cuando están desgastados por el trabajo mental". Los fitoncidas liberados por los árboles disminuyen la producción de hormonas de estrés, afectando positivamente la función inmunológica.

La Naturaleza, la Conectividad y la Resistencia

Las investigaciones sobre cómo se determinan los valores ambientales a partir de un sentido de conectividad con la naturaleza muestran que "la conectividad describe una percepción de igualdad entre el yo, los demás y el mundo natural". La experiencia de la conectividad implica la desintegración de las fronteras y un sentido de una esencia compartida, o común, entre uno mismo, la naturaleza y los demás".

Un sentido de esta cualidad compartida puede ayudar a sentirse más en paz cuando los momentos de interacción humana se vuelven escasos y distantes entre sí. Un interesante hallazgo en el libro, Tu cerebro en la naturaleza, describe un sentido real de conectividad en cualquier relación - ya sea interpersonal o con elementos de la naturaleza - que sirve para fortalecer la empatía y la preocupación. Además, a medida que construyes una fuerte relación con la naturaleza, se asocia con una mayor felicidad y un comportamiento ecológicamente sostenible.

La naturaleza, en su brillantez, también puede ser vista como una metáfora de tu resistencia. Si miras los incendios forestales y cómo el bosque se regenera, verás que siempre se recupera, se cura y comienza de nuevo. Es muy simbólico de cómo puedes levantarte incluso después de experiencias o eventos angustiosos. Es tu tendencia natural. Tú eres la naturaleza. Eres una parte activa de ella, no un espectador aparte de ella. Esta idea por sí sola puede ayudarte a experimentar una sensación de armonía... de estar conectado a un todo poderoso y más grande.

Encuentra el equilibrio en cualquier lugar y en cualquier momento con la nueva aplicación Chopra. Descárgala ahora para tener cientos de meditaciones guiadas personalizadas al alcance de tu mano.