Mind-Body Health

Prácticas Diarias para el Bienestar Espiritual, Mental, Emocional y Física

Man practicing yoga alone
Mature men at home during pandemic isolation. He exercise yoga

Cuando muchas personas piensan en la salud, sólo consideran sus cuerpos físicos. Si desea una vida vibrante y saludable, asegúrese de prestar atención también a sus cuerpos espirituales, mentales y emocionales. Aquí puedes aprender cómo.

En general, los estadounidenses no se encuentran en un excelente estado de salud. Uno de los factores que contribuyen es que la mayoría de las personas vinculan la salud exclusivamente con el cuerpo físico. Si bien el cuerpo físico es importante, cuando solo asociamos la salud con nuestro cuerpo físico, no reconocemos otros factores que contribuyen a nuestro bienestar general.

La mayoría de las culturas antiguas señalaron una conexión entre el cuerpo, la mente y el espíritu y reconocieron que cada una de ellas formaba parte del todo. Ahora, la medicina integrativa y la psicología de la salud están comenzando a reconocer que la salud está influenciada no solo por el cuerpo físico sino también por los cuerpos espiritual, mental y emocional. Su salud depende de las cuatro facetas, en comparación con sólo una de las cuatro. Sobre la base de este concepto, su salud general también está influenciada por un efecto de goteo: el cuerpo físico se ve afectado por nuestras emociones, nuestros pensamientos dirigen cómo nos sentimos y nuestro nivel de energía influye en nuestra mente y nuestros pensamientos. Vamos a ser más específicos sobre los detalles de cada cuerpo y las prácticas que puede seguir para mantener su salud.

El Cuerpo Espiritual

El cuerpo espiritual es tu conexión con la energía. Para algunos, esto puede estar más ligado a la religión que a la espiritualidad. Para otros, podría tener más que ver con los átomos del cuerpo o la energía cuántica a la que se refiere la ciencia. Cualquiera que sea la forma en que elija ver la fuente de su energía es perfecta.

La energía gotea desde el cuerpo espiritual, desde la fuente o el universo y primero entra en el cuerpo mental. Para acceder completamente al aspecto espiritual de tu ser, mantén una práctica diaria (ver más abajo) que mantenga esta conexión abierta. Si ocurre un bloqueo, la energía y la información no pueden fluir libremente desde el cuerpo espiritual hacia abajo a través de los cuerpos mental, emocional y físico. Es por eso que una práctica espiritual o religiosa diaria es tan importante para mantener esta conexión abierta. Para estar en un estado de armonía entre cada una de las capas de nuestro ser, necesitamos desarrollar nuestra intuición y espiritualidad tanto como lo hacemos con nuestra mente y emociones para crear una base física sólida.

Prácticas para el Cuerpo Espiritual:

  • Practica la meditación diariamente
  • Aprenda a trabajar con energía (a través de prácticas como Huna, Reiki, Chi Gong y Acupuntura) como una forma de mantener abiertos los canales de energía
  • Estudia conciencia, religión o filosofía
  • Asiste a un retiro silencioso para profundizar su conexión con el Ser
  • Orar

El Cuerpo Mental

En un nivel superficial, el cuerpo mental son tus pensamientos. En un nivel más profundo, es el dominio de sus creencias, deseos, valores y metas. Las creencias son opiniones y convicciones que sostenemos como verdaderas sin tener pruebas inmediatas. Los valores representan lo que sostenemos internamente como lo más importante en un área de la vida. Los valores y creencias pueden provenir de pensamientos que se formaron muy temprano en la infancia.

Todos tenemos deseos de lograr o adquirir algo en nuestras vidas, por eso establecemos objetivos e intenciones para ayudarnos a llegar a donde queremos llegar. Algunos pensamientos a nivel de la superficie, que pueden crear metas o deseos, dirigen nuestro enfoque mental de un momento a otro. Así es como nuestras mentes lógicas y lineales aprenden y operan, y es uno de los aspectos de nosotros mismos que nos es más familiar.

A medida que la energía desciende del cuerpo espiritual al mental, si está operando principalmente desde la mente, habrá una desconexión en el flujo. Esto existe mucho en nuestra sociedad hoy en día, siendo la mente la fuerza predominante, y este desequilibrio puede mantenernos atrapados en un estado perpetuo de pensar, elaborar estrategias, trazar y hacer, hacer, hacer. Una conexión espiritual abierta nos permite acceder a niveles más altos de energía, que el cuerpo mental puede utilizar efectivamente para tomar decisiones equilibradas y sabias que desarrollen más potencial para nosotros y para todos los demás involucrados.

Prácticas para el Cuerpo Mental:

  • Fijar metas
  • Consigue un entrenador o mentor para mantenerte enfocado en tus objetivos
  • Recapitulación diaria
  • Continúe su educación (por ejemplo, lea libros o tome clases)
  • Elimina los estresores de tu vida

El Cuerpo Emocional

Su cuerpo emocional se compone de todas sus experiencias emocionales pasadas, presentes y futuras. Es el aspecto de nosotros que alberga emociones como la ira, la tristeza, el miedo, el dolor, la culpa, el resentimiento, los celos y la vergüenza. Cada vez que tenemos una experiencia, genera sentimientos que están asociados con experiencias similares pasadas, y desarrollamos una etiqueta para identificar la emoción. Las emociones y los recuerdos se clasifican y almacenan, e influyen en cómo respondemos a las experiencias en el momento.

A medida que la energía fluye desde el cuerpo mental hacia el cuerpo emocional, puede chocar con el equipaje almacenado del pasado y crear algunas turbulencias. El equipaje almacenado puede provenir de temores pasados, que pueden proyectarse hacia el futuro y causar ansiedad. O bien, puede provenir de experimentar mucha ira o resentimiento hacia alguien, lo que puede causar enojo o resentimiento más adelante en la vida cuando sucede lo mismo con una persona diferente. Incluso puede desarrollar la creencia de que todas las personas son así.

Cuando hay exceso de equipaje, los pensamientos del cuerpo mental generarán estrés emocional que goteará y afectará al cuerpo físico. Una persona con un estrés abrumador, en algún momento, experimentará síntomas físicos debido a la conexión mente-cuerpo. Según un artículo publicado por Harvard, la investigación muestra que las emociones negativas pueden dañar el cuerpo y la felicidad está relacionada con el bienestar físico general.

Es por eso que es imperativo desarrollar inteligencia emocional y adoptar prácticas para tener una perspectiva más positiva de la vida, tanto mental como emocional. Cuando nuestros pensamientos son más optimistas, nuestros estados emocionales serán más positivos, y cuando nuestros estados emocionales estén equilibrados, nuestros cuerpos físicos estarán más saludables.

Prácticas para el cuerpo emocional:

  • Autorreflexión (diario sobre tus experiencias y cómo te hicieron sentir)
  • Practica el perdón (hacia ti mismo y hacia otras personas)
  • Profundizar su conexión con los demás.
  • Dedique tiempo a cultivar la gratitud por los regalos y las oportunidades que se le han dado.
  • Practique técnicas de liberación mental y emocional

El Cuerpo Físico

Tu cuerpo físico es el reflejo y la suma total de todos los aspectos de quién eres. Es un barómetro que indica cómo van las cosas en todas las áreas, y también proporciona la estructura musculoesquelética y los tejidos y órganos vitales que lo llevan a través de esta vida.

El ejercicio y la alimentación saludable son lo que viene a la mente cuando la mayoría de las personas piensan en la salud física. Sin embargo, su ejercicio de elección no es lo único que debe tener en cuenta al luchar por una buena salud física. Todos conocemos personas que tienen hábitos alimenticios limpios y están en buena forma física, pero que tienen un estrés mental y emocional excesivo, lo que puede afectar su salud. Si bien es posible que no se reconozca de inmediato, el estrés crónico tiene un costo enorme en el cuerpo físico. El estrés ocurre cuando nuestras necesidades espirituales, mentales, emocionales y físicas no se satisfacen. El estrés desencadena la respuesta de lucha-huida, que es un mecanismo de supervivencia que está conectado a nuestro ADN. Es cómo nuestra fisiología se prepara para responder a eventos potencialmente mortales. Cuando esta respuesta se activa repetidamente, crea desgaste en el cuerpo físico.

La salud es mucho más que la ausencia de enfermedades. La verdadera salud llega cuando somos capaces de crear armonía entre cada uno de los cuatro cuerpos. Nuestro cuerpo físico es nuestro fundamento en esta vida. Es sobre lo que se construye todo lo demás. Pero, es igualmente importante ejercitar cada uno de los otros tres cuerpos regularmente para mantener la armonía. Necesitamos establecer nuestros propios regímenes individuales de salud, estado físico y bienestar. Afortunadamente, la medicina integrativa y la psicología integradora están de acuerdo con esto y muchos sistemas de atención médica están comenzando a incorporar opciones que lo respaldan.

Prácticas para el Cuerpo Físico:

  • Mueve tu cuerpo (practica el fortalecimiento, el alargamiento y el equilibrio)
  • Prepare comidas frescas y orgánicas y planifique con anticipación bocadillos saludables fuera de casa
  • Dormir lo suficiente
  • Recibe masajes regulares
  • Pasa tiempo en la naturaleza

Tomarse el tiempo para cuidar de nosotros mismos en su conjunto puede abrir canales de energía. Estas conexiones abiertas y claras equivalen al flujo de energía activa a través de todas las capas de nuestro ser, lo que crea una vida vibrante, espiritualmente conectada, mentalmente estimulada, centrada emocionalmente. Al final del día, todos buscamos más felicidad, conexión, alegría, salud y satisfacción. Encontrar formas de ejercitar cada uno de tus cuatro cuerpos regularmente te ayudará a cultivar más de lo que buscas.

* Nota del editor: la información de este artículo está destinada únicamente a su uso educativo. Siempre busque el consejo de su médico u otros proveedores de salud calificados con cualquier pregunta que pueda tener con respecto a una afección médica y antes de emprender cualquier dieta, suplemento, condición física u otro programa de salud.