Personal Growth

Cómo Aceptar Finales y Crear Espacio Para Nuevos Comienzos

Woman looking out a cafe window
Woman looking out a cafe window

Las intenciones son como semillas: desde el momento en que se plantan, el potencial de crecimiento está plenamente presente. Pero, al igual que las semillas, se necesita algo más para que ese potencial no se vuelva latente. Tiene que haber suelo: suelo que sea fértil y hospitalario para el crecimiento.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en enero de 2022.
This article was originally published in English in January 2022.

La aceptación es el suelo en el que plantamos nuestras nuevas intenciones. Como todos hemos sido testigos, los nuevos comienzos en nuestras vidas (ya sea el comienzo de rutinas nuevas y más saludables o transiciones de vida como una mudanza o una nueva relación) nunca surgen como sacados de la oscuridad. Grandes o pequeños, bienvenidos o no, estos nuevos comienzos en nuestras vidas se hacen realidad porque algo más ha terminado.

Enfrenta los finales con una aceptación sincera

Cuando tenemos suerte, esos finales son bienvenidos y aceptados. Aunque, la mayoría de las veces, los finales llegan cuando no los esperamos. Son los invitados no deseados que nos recuerdan que gran parte de nuestras vidas está fuera de nuestro control. Lo que es nuestro para controlar, sin embargo, es nuestra forma de pensar.

Si bien es útil traer esa verdad a todas nuestras interacciones, su necesidad se vuelve más evidente cuando establecemos nuevas intenciones, parados en la puerta entre lo que es y lo que será. Enfrentar los finales con una aceptación sincera nos da la libertad de soltar y dedicar toda nuestra energía y presencia a las nuevas intenciones que estamos estableciendo y cultivando.

La maestra de meditación, psicóloga y autora Tara Brach llama a este estado de ser Aceptación Radical.

Al principio, la aceptación radical puede parecer un oxímoron. ¿Qué tiene de revolucionario renunciar a cómo son las cosas? ¿No implica aceptar la derrota? Suena, al principio, como una forma más bonita de empaquetar nuestro abandono.

Brach lo explica como “la voluntad de experimentarnos a nosotros mismos y a nuestras vidas tal como son”. Lo que lo hace tan radical es que Brach dice que podemos hacer esto con cualquier situación en cualquier momento. Podemos anular nuestra reacción condicionada para alejarnos de lo que está frente a nosotros.

Ella escribe: “La aceptación radical revierte nuestro hábito de vivir en guerra con experiencias que son desconocidas, aterradoras o intensas. Es la actitud necesaria ante años de desatendernos, años de juzgarnos y tratarnos con dureza, años o rechazar la experiencia de este momento”.

Liberar el Ciclo de Resistencia

Hubo muchas experiencias que quise rechazar el año pasado: la principal fue que la relación en torno a la cual estaba planeando mi futuro terminó abrupta y traumáticamente. En algún lugar del bardo de mi dolor y de las próximas noches de tirarme del pelo, alguien me recordó que cuando una puerta se cierra de golpe, tenemos que encontrar una ventana por la que pasar. Mi ventana sería mudarme a una nueva ciudad en un nuevo estado.

Mi intención de un nuevo comienzo se estableció, junto con mi GPS. Rápidamente descubrí, sin embargo, que nunca logrará atravesar la ventana si todavía está jugueteando con la manija de la puerta vieja, mirando hacia atrás, solo comprobando una última vez, y luego una vez más por si acaso, para ver si realmente está cerrado para siempre.

“Establecemos los cimientos de la Aceptación Radical al reconocer cuándo estamos atrapados en el hábito de juzgar, resistir y aferrarnos, y cómo tratamos constantemente de controlar nuestros niveles de dolor y placer”, escribe Brach. Estar atrapada en el ciclo de resistir lo que me había sucedido corría el riesgo de derrotar todas las nuevas intenciones que me propuse con mi movimiento. Mis intenciones eran dejar un paquete de semillas sobre el mostrador y, de alguna manera, todavía esperaba que crecieran. Era hora de practicar la aceptación.

Cuatro consejos para cultivar la aceptación

La aceptación puede no ser nuestro primer instinto cuando se trata de enfrentar transiciones de vida que no planeamos. Por suerte para nosotros, funciona como un músculo que podemos trabajar para fortalecer.

1. Reflexión

Pregúntate, si tuviera que quedarme en mi situación actual por el resto de mi vida, ¿qué tendría que aceptar para estar en paz?

2. Diario

Si tienes la práctica de escribir un diario, deja que tu tiempo de escritura sea el puente entre lo que te estás resistiendo y lo que quieres llevar a buen término. Vuelve a leer tus entradas y trata de estar al tanto de cualquier intento de protegerte de la realidad. Incluso puedes practicar escribiendo "Acepto..." y completando la oración con lo que sea que te detenga.

3. Meditación

Usa la meditación sentada para volverte consciente de que puedes manejar, y eventualmente aceptar, las emociones difíciles. Brach sugiere: "Mientras prestas atención, observa cómo cambia la emoción... Cuando la emoción ya no sea convincente, vuelve a centrar tu atención en la respiración". Esto te prepara para soltar y dejar ir, lo cual debe suceder antes de que puedas estar realmente abierto a algo nuevo.

4. Rituales

Saca tiempo para crear tu propio ritual que honre y reconozca lo que terminó para ti. Esto podría significar dar un paseo hasta un cuerpo de agua y soltar una piedra u hoja en el flujo. O podría tomar la forma de escribir una carta, sellarla y colocarla en un lugar seguro. Haz lo que te parezca significativo.

Una vez que la aceptación se convierte en una presencia en tu vida, los bloqueos de energía se liberan y puedes tener una relación más gentil, amable y compasiva con el nuevo comienzo que tienes delante. En lugar de experimentar una sensación de tensión o esfuerzo, puedes permanecer en una genuina apertura y puedes integrar mejor los cambios que deseas hacer en tu vida.

Practicar la aceptación en mis prácticas diarias de registro y meditación me ayudó a ubicar el espacio abierto en mi mente y corazón que se necesitaba para estar abierto a mi movimiento y aprovechar todo el potencial que me rodea. La energía que una vez se gastó girando narrativas de negación finalmente fue libre para ser creativa y ayudarme a diseñar una vida alineada con mi espíritu.

De la aceptación a los nuevos comienzos

Tu práctica de aceptación te preparará para establecer (y mantener) intenciones que te ayudarán a estar completamente abierto a las muchas oportunidades y nuevos comienzos que te esperan. Hay ejercicios que podemos hacer para honrar esta conexión e invitarla a nuestras vidas.

Liberar y permitir

Aceptar significa dejar que las cosas sean. Contempla las intenciones que estás estableciendo y pregúntate si están sirviendo a tu crecimiento o si están albergando tu deseo de controlar el dolor y el placer en tu vida.

Confianza en el potencial infinito

Si practicas la meditación de respiración, inhala tu potencial y exhala lo que ya no te sirve.

Expandir y manifestar

Cuando practicas la aceptación, te estás expandiendo en lugar de estrecharte. Da gracias a la parte de tu naturaleza que es expansiva y utilízala para invitar al cambio que deseas ver en tu vida.

La aceptación puede ser un viaje lento. También es de por vida. Una y otra vez, continuamos liberando las capas que nos atan y abriendo nuestros corazones. Ya sea que estas prácticas te resulten naturales o te parezcan laboriosas, debes saber que cada acción que realizas ahora está labrando la tierra para que las intenciones que estás plantando puedan florecer en el futuro.


¿Quieres más? Explora todo el contenido de Chopra en español en un solo lugar aquí.