Personal Growth

Cinco Señales de Crecimiento Espiritual

Meditation at sunset overlooking the ocean
Meditation at sunset overlooking the ocean

De todas las formas en que uno puede crecer, la mayoría están marcadas por aspectos externos (por ejemplo, hacerse más rico, más exitoso o con una familia más numerosa) y otras se conocen por su comportamiento y actitud, por ejemplo, volverse más feliz, más amoroso y más maduro. El único tipo de crecimiento que es totalmente silencioso, oculto e invisible es el crecimiento espiritual. El Bhagavad-Gita dice que incluso alguien que está iluminado no puede ser reconocido por señales externas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en abril de 2022.
This article was originally published in English in April 2022.

Esta no es una declaración mística, o un obstáculo puesto para confundir a alguien en el camino espiritual. La razón por la que el crecimiento espiritual no se ve es que ocurre solo en la conciencia. No puedes pensar en tu camino hacia un estado espiritual superior. Requiere saber cómo funciona la conciencia, que es lo que significa otro antiguo adagio indio; “Conoce esta única cosa por la cual todo lo demás es conocido”.

En la vida diaria todos nos guiamos por la actividad mental, que se renueva constantemente con nuevos deseos, anhelos, sueños, miedos, hábitos y pensamientos diversos. Este nivel de conciencia no es enemigo del crecimiento espiritual, pero casi toda actividad mental es irrelevante. Los pensamientos positivos y negativos juegan un papel muy importante en lo bien que va tu vida, pero no afectan tu estado de conciencia, que es lo único en lo que debes concentrarte si quieres crecer espiritualmente.

Cinco principios para el camino espiritual

Hay una gran cantidad de escritos espirituales de todas las tradiciones espirituales, orientales y occidentales, de los cuales uno puede destilar cómo crece el conocimiento en la conciencia. A efectos prácticos, aquí hay cinco principios que puedes aplicar a tu propio camino, sea cual sea y sea cual sea la tradición que prefieras.

1. La conciencia es el fundamento de todas las cosas, la fuente de la creación.

Aunque hay diferentes palabras para la fuente de la creación, toda tradición está de acuerdo en que la fuente de la creación es consciente. Esta fuente está tras bambalinas, podríamos decir, y cada conciencia individual (es decir, tú y yo) está incrustada en ella.

Aplicación práctica: Para crecer espiritualmente, debes interesarte por la conciencia, lo que significa salir a buscar tu fuente.

2. El camino espiritual va más allá de la mente pensante, es trascendente.

Para encontrar tu fuente, no se te pide que pienses en tu camino, ni que sientas tu camino o sigas enseñanzas oscuras. Se requiere algo mucho más simple, conocido como conciencia simple. Cuando tu mente esté tranquila y descansada, te sentirás centrado. La mente pensante no se distraerá, perturbará, abrumará ni estresará. Esto es simple conciencia. A partir de aquí, hay un movimiento hacia una conciencia más profunda.

Aplicación práctica: Lo primero para el aspirante serio es la meditación regular, pero en la vida moderna esto puede ser demasiado pedir dada la velocidad y el estrés al que todos estamos sujetos. Pero siempre puedes tomarte un tiempo durante el día para centrarte. Encuentra un lugar tranquilo para estar a solas, respira profundamente unas cuantas veces y, con los ojos cerrados, sigue tu respiración. Este ejercicio de centrado debe hacerse regularmente varias veces al día para aprender lo que se siente al estar en la conciencia simple. Con la práctica, tu mente caerá fácilmente en este estado y dejará de ser tan adicta al pensamiento constante.

3. Los niveles más profundos de conciencia son tu verdadero ser.

La simple conciencia es la puerta de entrada al camino espiritual. La meta del camino es el despertar total o la iluminación, pero eso está muy lejos para casi todos. Tiene que haber pasos de progreso a lo largo del camino. Estos son los pasos que te atraen hacia tu verdadero yo. Atrae silenciosamente tu atención todo el tiempo, incluso ahora, y al darte cuenta de esto, te acercas cada vez más a tu fuente.

Aplicación práctica: ya estás vislumbrando tu verdadero yo todo el tiempo. Estas son experiencias de conciencia superior, aunque es posible que no uses ese término para ellas. Tales experiencias se conocen íntimamente como amor, compasión, empatía, belleza, verdad, creatividad, perspicacia y dicha. Al notar estos destellos, comienzas a conocer tu verdadero yo directamente.

4. Los valores que favoreces en tu vida diaria expanden tu conciencia o la contraen.

Vislumbres del verdadero yo, o la conciencia superior, les vienen a todos. Pero para realmente crear crecimiento espiritual, tienes que dedicarles tiempo y atención. Los vislumbres fugaces son como experiencias de umbral: debes cruzar el umbral para trascender la mente activa cotidiana.

Aplicación práctica: Cada vez que decidas favorecer un vistazo del verdadero ser, tómate el tiempo para hacer tres cosas, todas las cuales ocurren “aquí dentro”:

• Nota la experiencia. Haz una pausa y deja que se hunda. No te apresures mentalmente a lo siguiente. Crea un espacio tranquilo y deja que este momento de amor, belleza, compasión, perspicacia o cualquier otro valor superior se convierta en tu único enfoque por un momento.

• Valora la experiencia, saborea la experiencia. Habiendo hecho una pausa, ofrece gratitud y aprecio por este vislumbre. No tienes que hacer nada verbalmente o incluso con un pensamiento. Es suficiente poner tu atención en tu corazón y crear un vínculo cálido con lo que está sucediendo. Una sonrisa en el corazón es suficiente para abrir un vínculo con tu verdadero yo.

• Sigue donde te lleve la experiencia. Dentro de cada vislumbre del verdadero yo hay un indicio de dicha, alegría y éxtasis. Esta sugerencia, que puede ser fuerte a veces, es directiva. Te empuja a querer más. Así que “sigue tu felicidad” significa seguir tu verdad, tu vocación, la vida que estabas destinado a vivir. Ten la confianza de que tienes una vida así, que está siendo organizada por tu verdadero ser a medida que recorres el camino para alcanzarlo.

5. La inteligencia creativa sabe, crea y gobierna todo.

El flujo de mensajes silenciosos de tu verdadero yo parecen ser intermitentes y difíciles de seguir. Los errores se cometen en la vida de todos; se producen falsos comienzos y contratiempos. La mente pensante se concentra en los altibajos, los destellos de inspiración seguidos de conflicto y confusión. Pero desde la perspectiva del verdadero yo, la inteligencia creativa es constante y conocedora. Organiza la vida que estás destinado a vivir. Este esquema, conocido en sánscrito como Dharma, se vuelve más claro cuanto más te acercas a tu verdadero yo. No hay banderas en el cielo para que las sigas; en cambio, hay una corriente de deseos que naturalmente te hacen querer ser tú mismo. Así que el camino espiritual es un camino de deseo. Nunca se puede llegar a una meta al menos que cada paso del camino sea deseable.

Aplicación práctica: Estás en tu dharma cuando lo que haces todos los días trae satisfacción. Las cosas vienen fácilmente. Te sientes naturalmente en la ranura. La resistencia y la oposición no están presentes o se eliminan fácilmente. Se siente una sensación de satisfacción interna, y estás seguro de que tu vida tiene sentido y propósito. Obviamente, innumerables personas no experimentan estos signos de crecimiento espiritual, pero la elección siempre está ahí para el cambio y la transformación. El dharma es muchas cosas, pero en el fondo es una visión de la vida por la que te sientes elevado y realizado. Seguir tu visión hace que el crecimiento espiritual sea una bendición. El camino del deseo se reduce a ir hacia una mayor dicha.


¿Quieres más? Explora todo el contenido de Chopra en español en un solo lugar aquí.