Personal Growth

4 Herramientas para Alimentar tu Mente y tu Cuerpo para el Año Nuevo

Guy in a blue t-shirt overlooking the moutains

Al estar en el umbral del fin de un año y el comienzo de otro, puedes hacer una pausa para reflexionar sobre lo que espera que traiga el próximo viaje de la tierra alrededor del sol. Tal vez anhele nuevas oportunidades, una mejor situación financiera, mejores relaciones, más tranquilidad y calma, o una conexión espiritual más profunda. No importa cuáles sean sus deseos, el Año Nuevo puede sentirse como una plataforma de lanzamiento para convertir sus sueños en acción y sus deseos en realidad.

Sin embargo, detrás de todos tus deseos hay una suposición subyacente: que tendrás la salud física y la vitalidad para disfrutar de la realización de todas las demás intenciones. Esta intención maestra puede ser pasada por alto en medio de los emocionantes planes de metas y deseos para el año venidero. Sin embargo, como dice el dicho, "Si no tienes tu salud, no tienes nada". Tu bienestar mental y físico sienta las bases para la manifestación de todos los demás deseos. Tu mente-cuerpo único es tu vehículo personal para satisfacer todos tus deseos, hasta e incluyendo la iluminación; por lo tanto, tiene sentido tomar medidas deliberadas para alimentar tanto tu mente como tu cuerpo al entrar en un nuevo año.

Tu estado actual de bienestar es, en gran medida, el resultado de las elecciones que has hecho a lo largo de tu vida. Como nos recuerda una expresión ayurvédica: "Para conocer las experiencias de una persona en el pasado, examina su cuerpo ahora. Para conocer el cuerpo de una persona en el futuro, examina sus experiencias ahora." Así que, si desea alimentar a su mente y su cuerpo para el nuevo año, debe elegir las experiencias que le llevarán en la dirección del bienestar total.

Estableciendo sus Intenciones

Hacer elecciones nutritivas se reduce a un paso preparatorio fundamental: establecer la intención. Necesitas ser muy claro sobre tus deseos de bienestar. Una intención no es un deseo o una fantasía. Una intención enfocada con un resultado particular es impulsada por los porqués específicos que quieres manifestar el deseo. Tus intenciones deben tener un tirón hacia adelante, atrayéndolas hacia la manifestación. Como un bebé que sale del útero, tu intención enfocada no tiene vuelta atrás, va a suceder. Una vez que hayas aclarado tus intenciones, da un paso más y comprométete a escribirlas y revisarlas todos los días. Hacer esto ayuda a solidificar sus deseos y a generar el impulso que lo llevará hacia su objetivo.

4 Prácticas Fundamentales para Alimentar tu Mente y tu Cuerpo

Con tus intenciones establecidas, estás lista para despertar el potencial de bienestar de tu mente y tu cuerpo. Aunque hay muchos enfoques para la salud mental y física, las tradiciones de sabiduría del Ayurveda y el yoga son sistemas probados de bienestar holístico que recomiendan cuatro prácticas claves, cada una de las cuales tiene un efecto poderoso y transformador en la mente y el cuerpo. Cuando se practican juntas, pueden desencadenar la curación hasta el nivel más profundo de tu ser.

Práctica 1: Meditación

Desde una perspectiva de yoga y ayurvédica, la meditación es sin duda el enfoque más fundamental para el bienestar completo que tienes a tu disposición. El acto de permitir que la mente se asiente en niveles progresivamente más tranquilos de conciencia tiene un profundo impacto en cada capa de tu ser. A través de la meditación, despiertas la respuesta de conciencia descansada de tu sistema nervioso, que revierte los efectos cargados de estrés de la respuesta de lucha o huida. A medida que tu mente comienza a aprovechar su propia quietud inherente, tu respiración y tu ritmo cardíaco disminuyen, la presión sanguínea se reduce, los niveles de hormonas del estrés se normalizan, la tensión muscular se libera, la circulación vuelve a un estado más equilibrado y el equilibrio digestivo se restablece.

A nivel mental, se aumenta la coherencia de las ondas cerebrales, se agudiza la concentración mental, se amplía la atención y se reduce la tensión y la ansiedad mental. Además, la quietud de la meditación ayuda a impulsar la creatividad, a despertar la intuición y a profundizar la conexión con el espíritu y los estados de conciencia más elevados. La profunda calma experimentada a través de la meditación regular eventualmente comienza a filtrarse en cada nivel de tu ser, literalmente transformando tu mente y tu cuerpo de adentro hacia afuera. Cualquiera puede aprender a meditar y comenzar a traer los profundos beneficios a sus vidas en tan sólo unas pocas semanas de práctica regular.

Práctica 2: Pranayama (Práctica de la respiración)

A lo largo de toda tu vida, no importa dónde estés o qué estés haciendo, tu aliento es tu compañero constante. La respiración es la vida, y su movimiento es tanto el telón de fondo como la corriente guía de cada experiencia que tienes. La respiración es el portador del prana, la fuerza vital primordial, la corriente de vitalidad que gobierna todas tus funciones mentales y físicas. Este prana puede ser regulado y canalizado a través de varias técnicas de respiración conocidas en el Yoga y el Ayurveda como pranayama. Estas prácticas pueden calmar, equilibrar, limpiar o vigorizar tu mente y cuerpo para mejorar el bienestar general, así como proporcionar una profunda retroalimentación en la conexión entre tus cuerpos mental, emocional, físico y espiritual. La incorporación de prácticas de respiración en tu rutina de bienestar tendrá un poderoso efecto en tu estado físico y mental.

Práctica 3: Práctica de Yoga (Asanas)

Mucho más que una rutina de estiramiento o calistenia, las poses o asanas de la práctica del yoga clásico representan una ciencia completa de la integración mente-cuerpo. Cada postura o "asiento" se realiza llevando la conciencia al cuerpo, ajustando la posición y la postura, y experimentando el correspondiente cambio de conciencia. El yoga es una expresión de la conciencia en movimiento en la que se tiene una experiencia corporal atractiva y presente. Las posturas del yoga mejoran todas las cualidades de la aptitud física y mental: flexibilidad, equilibrio, fuerza, y, en cierto grado, el acondicionamiento cardiovascular. Además, la práctica de asanas refuerza dos atributos de la mente y el cuerpo: Propriocepción e Interocepción.

La propriocepción es el sentido de tu cuerpo en el espacio (posición, velocidad, rotación, etc.) y en relación con sus miembros. La práctica regular del yoga ayuda a estimular las neuronas proprioceptivas específicas localizadas en los músculos, tendones y articulaciones. Esta retroalimentación es registrada por el cerebro y le ayuda a obtener un mayor nivel de conciencia corporal.

La interocepción es un sentido de conciencia similar, sin embargo, se dirige hacia el estado interno del cuerpo como se experimenta a través de los sistemas respiratorio, digestivo, reproductivo o nervioso (ritmo cardíaco, temperatura, hambre, etc.). El fortalecimiento tanto de la propiocepción como de la interocepción ayuda a mejorar su capacidad de autorregulación (control voluntario sobre sus estados internos y externos del ser).

Introducir la práctica de asanas en tu régimen de bienestar te ayudará a energizar, equilibrar y restaurar tu cuerpo y a llevar tu conciencia general mente-cuerpo a nuevos niveles.

Práctica 4: Rutina Ayurvédica

Ayurveda, la hermana del yoga "Ciencia de la Vida" es un completo sistema de bienestar mente/cuerpo/espíritu que se remonta a miles de años en la antigua India. Uno de los principios fundamentales del Ayurveda es el equilibrio y la alineación de tu sistema personal de mente y cuerpo con los elementos y fuerzas del universo. Un enfoque para nutrir este alineamiento es seguir una rutina ayurvédica diaria conocida como dinacharya. Esta rutina diaria está diseñada para armonizar tus ritmos personales con los del cosmos. Al practicar el dinacharya, se cultiva el equilibrio homeostático en el sistema mente-cuerpo y se sientan las bases para una vida de claridad, regularidad y bienestar holístico.

Lo que sigue es una rutina ayurvédica básica, tal y como la expuso el Dr. David Simon en su libro Energía Vital:

  • Despertar al amanecer sin un despertador
  • Medita en la mañana
  • Desayuna cuando tengas hambre
  • Hacer del almuerzo la comida principal del día
  • Dar un pequeño paseo después de comer
  • Meditar al final de la tarde
  • Comer una cena ligera
  • Realizar la actividad de la luz por la noche
  • Estar en la cama con las luces apagadas a las 10:00 p.m.

Cuando se adopta una rutina ayurvédica, es importante no ser compulsivo o tratar de cumplir todos estos pasos a la vez. Incorpore algunos componentes a la vez y aumente gradualmente el número de pasos a medida que se sienta cómodo. Si se practica con regularidad, al armonizar sus ritmos con los de la naturaleza, el dinacharya le ayudará a aumentar su sensación general de bienestar y vitalidad.

Estas herramientas -meditación, yoga, pranayama y dinacharya- pueden ayudar a formar la columna vertebral de un Año Nuevo nutritivo y saludable. Recuerde que la verdadera salud es un estado superior de conciencia desde el que todos los demás deseos pueden ser satisfechos. Tenga la intención de nutrir su cuerpo y su mente a través de estas prácticas este y cada año y disfrute de la riqueza que una vida de bienestar total puede traerle.

Únete al Jefe de Meditación de Chopra, Roger Gabriel, en la aplicación de Chopra para iPhone para un programa de 7 días diseñado para ayudarte a recuperar el equilibrio al entrar en el nuevo año. A través de las meditaciones e inspiraciones diarias, aprenderás a soltarte y a crear espacio para lo nuevo, mientras nutres la mente, el cuerpo y el espíritu.